Soñar

Soñar


Soñar…
Mi mano toca la tuya y la piel exhuma ternura, una brisa en la carne, un soplo en el alma.
Los labios se buscan a tientas, sin luz exterior, con claridad interna.
Un roce tenue y ligero que va tornándose ávido, de lujuria y sueños.
Un suspiro se escapa de mi aliento y revolotea en el tuyo.
Tu abrazo arropa como un duende mi vacío.
Y te siento en todo el cuerpo
como si nunca hubiera tenido más piel que la tuya.
Sin treguas a las dudas
sin porqué ni cuando, ni cómo ni cuánto.
Oscuridad y deseos cumplidos sin formular.
La tristeza huye al destierro.
Las horas se componen de susurros
de caricias.
Soñar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *